Los nuevos servicios de movilidad urbana están dejando al margen a una parte de la población, y precisamente es la que más los necesita: la gente mayor. 

¿Cómo solucionarlo?